OTROS DESTINOS: VIAJES A ASIA

Super Oferta a India Outlet
7 días  2 Noches en Delhi + 2 en Jaipur + 2 en Agra
Precio: 676 €
Con vuelo: 1466 €
India Clásica en Privado (Salidas diarias)
10 días  Viaje a India con 2 Noches en Delhi + 2 en Jaipur + 2 en Agra + 1 en Khajuraho + 1 en Benares
Precio: 1300 €
Con vuelo: 2188 €
Yoga en India
9 días  2 Noches Mumbai + 6 en Swasara
Precio: 2469 €
Con vuelo: 3317 €
India: Cuevas, fortalezas y encantos de Rajastan
12 días  2 Noches Mumbai + 1 en Aurangabad + 2 en Udaipur + 2 en Jodhpur + 2 en Jaipur + 1 en Agra + 1 en Delhi
Precio: 3006 €
Con vuelo: 3829 €
 

Arte Aqueménida

El imperio aqueménida se formó por la unión de dos pueblos: el medo y el persa (siglo VII a. de C.). El arte aqueménida tuvo su forma de expresión más esplendorosa en los palacios monumentales de las ciudades de Susa, Pasargada y, sobre todo, Persépolis, cuya construcción, emprendida por Darío y continuada por su hijo Jerjes, es el ejemplo más representativo de la arquitectura aqueménida.

Durante el periodo aqueménida, los edificios se agrupaban sobre una terraza de gran altura a la que daba acceso el doble tramo simétrico de una ancha escalera. Toros alados con cabeza humana, siguiendo el modelo asirio, flanqueaban un propileo monumental que a su vez se abría sobre una vasta explanada. Los palacios de los aqueménidas estaban cubiertos por relieves decorativos cuyo tema central era el rey. La decoración de ladrillos cocidos y esmaltados, ya utilizados en la puerta de Isthar en Babilonia, halló su apogeo en Susa, con el friso de los arqueros. En Persépolis, culminación de la arquitectura aqueménida, los edificios estaban decorados con relieves en piedra.
                   
Los relieves rupestres, los que conmemoran las victorias de los soberanos o los que decoran  más modestamente las tumbas rupestres, se cuentan entre las manifestaciones más importantes del arte aqueménida.  También destacó este arte por laas obras funerarias. El relieve de la tumba de Darío, enterrado en el acantilado de Naqch-i-Rustam, imita la fachada porticada de su palacio de Persépolis. En este acantilado también mandaron labrar sus tumbas los emperadores Jerjes, Artajerjes I y Darío II.

Además de los grandes palacios, se han encontrado numerosos objetos de bronce, joyería, vajillas de plata y piezas de orfebrería, como unos vasos zoomorfos labrados en oro.