OTROS DESTINOS: VIAJES A ASIA

Super Oferta a India Outlet
7 días  2 Noches en Delhi + 2 en Jaipur + 2 en Agra
Precio: 676 €
Con vuelo: 1466 €
India Clásica en Privado (Salidas diarias)
10 días  Viaje a India con 2 Noches en Delhi + 2 en Jaipur + 2 en Agra + 1 en Khajuraho + 1 en Benares
Precio: 1300 €
Con vuelo: 2188 €
Yoga en India
9 días  2 Noches Mumbai + 6 en Swasara
Precio: 2469 €
Con vuelo: 3317 €
India: Cuevas, fortalezas y encantos de Rajastan
12 días  2 Noches Mumbai + 1 en Aurangabad + 2 en Udaipur + 2 en Jodhpur + 2 en Jaipur + 1 en Agra + 1 en Delhi
Precio: 3006 €
Con vuelo: 3829 €
 

Qué ver

TEHERÁN

MUSEO ARQUEOLÓGICO: MUSEO PREISLÁMICO Y MUSEO ISLÁMICO

El más antiguo e importante del país. Cuenta con alrededor de trescientas mil obras que están expuestas al público siguiendo un orden cronológico, desde la Prehistoria hasta la actualidad. Se divide en Museo Preislámico y Museo Islámico.

Museo Preislámico: se encuentra enclavado en un edificio de mediados de la década de los años treinta del siglo XX. En la sección de Prehistoria encontramos piezas procedentes  de las excavaciones de Persépolis, Susa, Shae Ray y Turang Tepe: cerámicas, tallas, figuras de piedra…, que se remontan al quinto milenio antes de Cristo. Aquí se encuentra una réplica del famoso código de Hammurabi (el original está en el Museo del Louvre), descubierto en Susa, en el que se recogen las leyes más importantes de los acadios.

Después de la Prehistoria pasamos a admirar los restos del periodo aqueménida  hasta poco antes de la invasión árabe. Bronces, cerámicas, armas…

Museo Islámico: está situado a 20 metros del preislámico. Es un edificio construido hace apenas una docena de años. En él destaca una colección de coranes, cuyos ejemplares más antiguos corresponden al siglo IX, situados alrededor de lo que sería la recreación de la planta de una mezquita, objetos utilizados por astrónomos, monedas y cerámicas, entre otros.

MUSEO DEL SA’D ABAD

Conjunto de palacios formado por las antiguas residencias del sha. Resulta de interés visitar los siguientes: Museo Nacional de Irán y el Museo Palacio Verde.

Museo Nacional de Irán: se ubica en lo que fueron los aposentos del último sha de Irán. Aquí se muestran alfombras de ensueño, porcelanas y cristalería de gran valor, lujosos muebles franceses, espadas… e incluso las camas del sha y su esposa Farah Dibah.

Museo Palacio Verde: fue la residencia del padre del sha. Decorado con lujosos objetos, se puede visitar el dormitorio, el despacho, el salón de recepciones y el salón de los espejos, entre otras dependencias.  

MUSEO DEL VIDRIO Y LA CERÁMICA

Uno de los museos más interesantes de Teherán. Ocupa lo que fue la casa de un antiguo ministro en la segunda mitad del siglo XIX. Se exhiben en él todo tipo de recipientes de cristal y cerámicas persas de todas las épocas. Son especialmente bonitos los frascos para perfumes y las botellas para almacenar lágrimas junto a algunos objetos que tienen más de tres mil años.
 


MUSEO NACIONAL DE JOYAS


Está ubicado en los sótanos del Banco Central, en el interior de una caja fuerte. Guarda, con toda seguridad, el mayor tesoro de joyas del mundo. Aquí se puede admirar el diamante rosa más grande del planeta, el Darya-i-Nur, de 182 quilates.  Solamente abren los domingos, lunes y martes y los controles, como es de esperar, son muy rigurosos.

MUSEO REZA ABBASI

Bellas piezas de joyería, miniaturas, caligrafías y  pinturas islámicas en un céntrico edificio de cuatro plantas.

MUSEO DE ALFOMBRAS

Guarda una magnífica colección de alfombras persas que son auténticas obras de arte.

MEZQUITA DEL IMAM JOMEINI

Es, quizás, la más interesante de Teherán. Se trata de una construcción de principios del siglo XIX revestida de azulejos de color azul y amarillo. Consta de cuatro iwans colocados en torno a un patio central con una fuente en el centro.

BAZAR

Fue construido a finales del siglo XIX y todavía mantiene su distribución gremial original, si bien, las tiendas ya no son tan numerosas como antes. Se extiende a lo largo de diez kilómetros de pasajes y patios donde, además de tiendas, también hay casas de baños, casas de té, escuelas y mezquitas. No es el más interesante del país pero sí merece una visita.
                    

ISFAHÁN

PLAZA DEL IMAM JOMEINI

Fue construida a principios del siglo XVII, durante el reinado del emperador safavida Shah Abbas. Es una de las plazas más grandes y espectaculares del mundo, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1979. Tiene forma rectangular (510 m de largo por 165 m de ancho) y está bordeada por una serie de galerías porticadas de dos plantas donde se distribuyen numerosas tiendas de artesanía y almacenes. Además la plaza cuenta con monumentos de interés: el palacio Ali Qapu, en el lado oeste, la mezquita del sheij Lotfollah, frente al palacio anterior, en el lado este, y la mezquita del Imam, al sur, con su impresionante cúpula y sus alminares revestidos de loza. Hay calesas de caballos que dan vueltas a la plaza. Por su belleza artística y su historia, es una de las visitas imprescindibles en Irán

PALACIO DE ALI QAPU

Situado en la plaza anterior, su construcción fue ordenada por Shah Abbas I, en el siglo XVII. Consta de siete pisos y su nombre significa Puerta Alta o Puerta Sublime; su finalidad era la de dar alojamiento a las personalidades que llegaban de otros reinos, además de celebrarse allí conciertos y recepciones oficiales.

Bellamente decorado, desde él se aprecian unas magníficas vistas de la plaza. En él se ubica la oficina de información turística.

MEZQUITA DEL SHEIJ LOTFOLLAH

En el lado opuesto del palacio de Ali Qapu, tiene una estructura muy diferente a la de cualquier otra mezquita iraní, pues no tiene ni patio, ni iwanes ni alminares. Fue construida entre 1602 y 1618 a instancias de Shah Abbas. La sala de oración es de planta cuadrada, con un lujoso mihrab de mosaicos y con una gran cúpula circular decorada con lujosos azulejos. Es una de las joyas arquitectónicas de Ispahán y una de las visitas ineludibles en Irán.

MEZQUITA DEL IMAM

Calificada como «obra maestra» no solo de la arquitectura iraní sino mundial, se trata de un grandioso monumento que fue mandado construir por Shah Abbas, aunque fue completada en 1638, cuando el soberano ya había fallecido. Los detalles arquitectónicos y decorativos de la mezquita admiran a todo aquel que la visita: la cúpula, los iwanes y, sobre todo, la cerámica esmaltada que cubre hasta el último centímetro cuadrado dibujando formas geométricas, flores, plantas y escritura cúfica. Está incluida en el catálogo de Bienes Culturales de la UNESCO desde 1979.

MUSEO CHEHEL SOTUN

Edificio construido por el sha Abbas II (1642-1666) hacia finales del periodo safavida. Se alza en medio de un gran parque con árboles y constituye uno de los mayores exponentes de la arquitectura real persa. El pórtico principal está sostenido por veinte columnas de madera pero ampliadas por el reflejo del estanque situado frente a él. Por este motivo también es conocido como Palacio de las cuarenta columnas. En su interior se encuentra un museo que exhibe armas, coranes y pinturas murales de temática histórica.
                   

ALMINAR BASCULANTE

A 7 km de Isfahán, esta pequeña mezquita es la más famosa de la ciudad. El motivo son sus dos alminares. Esta mezquita cuenta con dos alminares cilíndricos muy pequeños, a los que se accede por una estrecha escalera de caracol por la que apenas cabe una persona de peso medio. Una vez arriba, es posible «mover» la torre asomándose a la ventana, dando la impresión de que la torre se va a doblar en cualquier momento.

CATEDRAL DE VANK

Es la iglesia armenia más importante de todo el país. Su estilo es una mezcla de arte iraní  y arte renacentista italiano. Además del templo, el conjunto catedralicio está formado por un museo, oficinas y la casa del arzobispo de Isfahán.

BAZAR REAL

Situado al norte de la plaza del Imam. El Bazar real de Ispahán  está formado por una sucesión de galerías cubiertas con cúpulas redondas donde se confunden jardines, patios, talleres, mezquitas…,  a lo largo de unos cinco kilómetros. Esta distribuido en gremios (joyeros, tintoreros, ferreteros, etc.), y se debe destacar en él la puerta Qaysarieh, en el extremo norte de la plaza del Imam, construida en 1619. Fue declarado Bien Cultural de la UNESCO en 1979.

SHIRAZ

MUSEO PARS

Es uno de los museos más antiguos del país, ya que fue inaugurado en 1926 aunque ha sido cerrado y reabierto en varias ocasiones. El edificio que acoge el museo fue una de las residencias de Karim Kam, el instaurador de la dinastía zand, con la que la ciudad alcanzó su mayor esplendor. Muestra libros antiguos de gran valor y obras de cerámica y metal.

TUMBA Y JARDÍN DEL POETA HAFEZ

Centro de peregrinación de muchos turistas iraníes, ya que Hafez, además de uno de los poetas persas más importantes, tenía fama de santo.  Su tumba es de alabastro y en ella están inscritos algunos de sus poemas más célebres. Otro de los alicientes de la visita está en el tranquilo y bonito jardín cuajado de flores y surtidores de agua donde se encuentra su sepulcro.

TUMBA DEL POETA SAADI

Al igual que el anterior, su tumba se encuentra en mitad de un jardín con multitud de flores y pequeños estanques. Saadi está considerado el mejor poeta místico nacido en Persia y su tumba es lugar de peregrinación para muchos iraníes.

JARDINES

En Shiraz encontramos varios jardines de interés, con flores, árboles y agua en abundancia, donde los habitantes de la ciudad vienen a comer el viernes, día de fiesta, o simplemente dar un paseo. Entre ellos está el jardín Delgosha, muy cerca de la tumba de Saadi y el jardín Eram, en el que se alza el palacio de Gholi Khan.

PERSÉPOLIS

A unos 50 km de Shiraz. Magnífico conjunto arquitectónico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979. Fue el rey aqueménida Darío I quien inició su construcción en el año 518 a. de C. Las tropas de Alejandro Magno se ocuparon de destruirla en el año 331 a. de C., después de llevarse de la ciudad la totalidad de sus tesoros.

Todavía es posible admirar muchos edificios y elementos arquitectónicos, por lo que su visita bien merece la pena. Entre ellos: la escalera, monumental escalinata de acceso; la puerta de Jerjes, que distribuía a los visitantes; la apadana, enorme salón de recepciones de Darío; el salón del trono, construido por Jerjes y acabado por Artajerjes; el palacio de Jerjes, también conocido como palacio Hadish; el Tripilón, donde se encontraba el cuerpo de guardia; el palacio de Darío I, también conocido como palacio de los espejos y, realmente, no muy bien conservado; las tumbas de los reyes aqueménidas Darío III, Artajerjes II y Artajerjes III. Por último el Museo de Persépolis exhibe los hallazgos aqueménidas más importantes encontrados en las excavaciones, aunque algunas piezas pueden admirarse en el Museo Arqueológico de Teherán.
                   

SUSA

A 118 km de la ciudad de Ahwaz se encuentran los restos de Susa, poderosa capital del imperio aqueménida entre los años 550 y 330 a. de C. En ella se construyeron suntuosos palacios y residencias, aunque haya que decir que, en la actualidad, los restos que se conservan apenas dejan notar su antiguo esplendor. Se puede hacer un recorrido por la ciudad antigua, el Museo de Susa y la tumba del profeta Daniel.

A unos 50 km de Susa se halla el zigurat de Chogha Zanbil, Patrimonio de la Humanidad, y que bien merece una visita pues es uno de los restos más importantes de la civilización elamita.

RUINAS DE TAKHT-E-SULEIMAN  (TRONO DE SALOMÓN)

Se sitúan a 42 km de la ciudad de Takab, al noroeste del país. Impresionante fortaleza de origen aqueménida situada a 2500 metros de altitud  y rodeada de una muralla con cerca de cuarenta torres. Después de los aqueménidas, los sasánidas y los mongoles dejaron su huella, que es precisamente la que mejor se conserva: la muralla, el iwan oeste, la sala hipóstila y el templo del fuego, entre otras dependencias, son de origen sasánida mientras que la sala de asambleas, el fuerte de las diez paredes, el iwan norte y el este, el pasadizo cubierto, la puerta norte y las construcciones al oeste del lago pertenecen al periodo mongol.

Unos dos kilómetros al oeste de las ruinas se halla la «cárcel de Salomón», un volcán apagado con un impresionante cráter.

BAM

La visita a la ciudad de Bam era uno de los destinos más interesantes en la visita a este país, pues a unos dos kilómetros de la ciudad moderna se alzaba la imponente ciudadela de adobe. A finales de 2003, un fatídico terremoto ocasionó la muerte de más de cuarenta mil personas y destruyó más de la mitad de los edificios, tanto antiguos como modernos. Actualmente se está trabajando en las obras de reconstrucción de esta ciudadela que tenía una antigüedad de dos mil años.